Escalas de valoración en cuestionarios: ¿cómo saber cuál elegir?

Redacción 5m de lectura

En esta ocasión vamos a analizar cómo hacer un cuestionario y, más concretamente, te vamos a dar unas nociones sobre las escalas de valoración en las preguntas de las encuestas.

Suele ser uno de los quebraderos de cabeza más frecuentes a la hora de diseñar cuestionarios: qué escala de valoración incluir en cada pregunta. Te explicamos lo que debes saber antes de decidirte.

Las escalas de valoración en los cuestionarios

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es lógico dudar en el momento de elegir la escala de valoración de respuesta, porque en la mayor parte de las ocasiones varias escalas de valoración diferentes son adecuadas para obtener un objetivo de información. Si bien, sólo una será la óptima. 

Lo mejor es verlo con un ejemplo:

Estamos ante una investigación en la que se testa un nuevo diseño para un determinado producto que va a ser lanzado al mercado. Tras mostrar el nuevo diseño de producto, se quiere conocer  la intención de compra que los consumidores tienen para el mismo.

Podemos diseñar varios tipos de pregunta para alcanzar este único objetivo de información. Pero el tipo de información que obtengamos y la utilidad para la toma de decisiones estratégicas será diferente en función del diseño que hagamos de pregunta.

Alternativa 1: preguntas dicotómicas con respuestas de sí o no

Podríamos optar por la alternativa 1:

¿Comprarías este producto?

  • No

Pregunta dicotómica en la que obligamos al potencial consumidor a posicionarse en una opción o en su contraria.

Ventaja: nos discrimina mucho.

Desventaja: no nos aporta matices (una persona que está seguro de lo que lo comprará marcará la opción “1. Sí”. Pero una persona que está en duda puede que se decante también por “Sí” y nosotros no tendremos capacidad de diferenciarlos al realizar el análisis.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que el resultado a esta pregunta vendrá expresado en porcentaje de Sí y porcentaje de No (frente a otras alternativas que veremos arrojan otro tipo de resultados).

Alternativa 2: escala de valoración con categorías 

También podríamos optar por la alternativa 2:

¿Cómo de probable es que compres este producto?

  • Muy probable
  • Algo probable
  • Poco probable
  • Nada probable

Pregunta con cuatro categorías de respuesta que nos discrimina, pero también nos aporta matices. Lo habitual es analizarla en % de menciones para cada categoría de respuesta.

Y además, nos permite convertirla en dicotómica durante el análisis (sumando el % de respuestas del “Muy Probable” y el “Algo Probable” y contraponiéndolo a la suma de los porcentajes de “Poco” y el “Nada Probable”.

Otra opción: la alternativa 3:

¿Cómo de probable es que compres este producto? (Siendo 1 Nada probable y 5 Muy probable)

1 2 3 4 5

Aquí la escala de valoración ya no es nominal, sino numérica de 5 posiciones. Nos aporta todavía más matices que las anteriores. Debemos tener en cuenta que en el análisis ya no buscaremos % de respuesta en cada categoría, sino la nota media obtenida.
Estas escalas de valoración son muy útiles cuando queremos comparar varios diseños de producto entre sí y observamos la nota media de preferencia alcanzada por cada uno de los diseños. 

Aunque hay otros tipos de escala de valoración, esta es la última de las que vamos a analizar en esta ocasión; alternativa 4:

¿Cómo de probable es que compres este producto? (Siendo 0 nada probable y 10 Muy probable)

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Similar a la de 5 posiciones, pero todavía con más matices. Suele funcionar bien con proyectos en España porque es una escala utilizada en la época educativa y los consumidores la tienen muy bien interiorizada.
Pero no todo son ventajas. Al contrario de lo que pasa con la dicotómica de “Sí” y “No” (alternativa 1), la escala de valoración 0 a 10 nos da matices, sí, pero a veces discrimina poco, porque las puntuaciones suelen tender a agruparse en las puntuaciones entre el 6 y el 8 y puede hacer que, al comparar la media de preferencia para varios diseños, nos encontremos con que las notas medias son muy similares y no nos ayuda suficiente a tomar la decisión de negocio que buscamos.

 

Como ves, de forma general, no hay una escala de valoración óptima que nos sirva para todos los casos. Debemos utilizar una u otra en función de los objetivos de información que tengamos en cada caso, el tipo de análisis estadístico que queramos hacer, la representación gráfica que más ayude a visualizar los resultados y la forma en la que queramos comunicar éstos dentro de la organización.

En cualquier caso, recuerda que todas las escalas de valoración aportan información y pueden ser válidas, Lo importante es que selecciones la tuya con criterio, habiendo reflexionado sobre los pros y contras de cada una. Si lo haces así, seguro que aciertas.

Fecha de actualización 28 noviembre, 2023

Contacta con nuestros expertos y encuentra cómo llevar tu investigación más allá

Contactar