El Crowdtesting deriva del Crowdsourcing, término en inglés que significa: crowd (multitud) + sourcing (externalización), es decir que se externalizan tareas, que antes realizaba un proveedor, a un grupo numeroso de personas, a una comunidad que cobra por ello (algunas veces se hace gratis). El crowdtesting como herramienta de marketing, es una nueva tendencia en el sector de los estudios de mercado y ensayo/testeo de productos, donde se busca explotar los beneficios, la eficiencia y la efectividad de la colaboración abierta y de la nube, conjuntamente.

Esto se puede ver como disruptivo, ya que difiere del modelo tradicional de testeo o Mystery shopping que se ha venido haciendo hasta el momento, donde estas acciones eran llevadas a cabo por consultores o empleados de las empresas, y muchas veces con altos costes.

Hoy en día todo el mundo puede ser un tester, en cualquier parte del mundo y cobrar por ello. Sólo se requiere conexión a internet, un dispositivo móvil y registrarse en una plataforma de testeo, donde por dar tu opinión te paguen. Como por ejemplo en www.wearetesters.com

Por ejemplo, una empresa está estudiando la posibilidad de lanzar un nuevo producto y no sabe qué tipo de packaging escoger. La propuesta que del crowtesting es: “lanza un test a tu público objetivo para que te den su feedback, de esta manera estarás alineando tus objetivos con las necesidades de tu público, y te ayudará a tomar la mejor de las decisiones”.

Las marcas o empresas pueden segmentar, es decir, tienen la opción de elegir testers con las características de su público objetivo. De esta manera, realizan diferentes preguntas en función de las necesidades que tengan y obtienen opiniones cualificadas de los que podrían ser sus clientes.

De este modo averiguan si lo que ofrecen va a gustar, si su público lo comprará, cuánto está dispuesto a dar por ello, qué características quieren que tenga, o si hay algo que no les acaba de gustar.

Esta información la obtienen en poco tiempo y en base al presupuesto que cada empresa quiera destinar. Y todo dentro de un entorno controlado, es decir, si se detectan mejoras, solo las empresas o marcas las conocerán. No lo sabrá ni la competencia ni las personas que les compran.

Puedes leer más sobre el crowdtesting aquí