Seleccionar página

Las claves para asegurar el éxito en un focus group

Wave Wave Wave

Hay ocasiones en las que es necesario profundizar más en lo que ha conseguir información de las preferencias de nuestros posibles clientes se refiere. O puede ser necesario tener que enriquecer la información que ya se tiene. En esos momentos es donde un focus group bien llevado puede ser esa fuente que calme la sed de información. 

En un buen focus group se puede obtener una información clave, una que solo se puede obtener con una investigación de mercados más cualitativa, más precisa. 

Investigación cualitativa y focus group

El focus group es un tipo de investigación cualitativa, que consiste en realizar una entrevista profunda a un grupo de personas. A diferencia de las entrevistas en solitario, en un focus groups las personas se influencian entre sí, creando sinergias. Es una manera muy efectiva de conocer las opiniones más sinceras del público objetivo. 

Se pueden realizar de manera presencial u online, pero ambas maneras son igual de efectivas. 

Al fin y al cabo, lo que importa es cómo se estructura la entrevista, que personas se eligen para ella, y, sobre todo, cómo se modera. Es muy importante dominar con exactitud estos tres aspectos para asegurar unos resultados óptimos.

Para qué puede servir hacer un focus group

Este tipo de investigación de mercado es una herramienta excelente para obtener información detallada sobre algún aspecto de la marca, o bien de un producto o servicio

Durante la sesión de focus group se van creando diferentes oportunidades para que todos los participantes compartan sus sentimientos y opiniones sobre los aspectos que se quieren valorar. 

Este tipo de herramienta se suele utilizar para conocer la opinión de los posibles consumidores de un producto que no ha salido todavía al mercado, o bien para saber qué piensan sobre los ya existentes. También son un gran modo de buscar enfoques nuevos en campañas de marketing o comerciales. 

Las claves para el éxito en un focus group

1 Planificar y delimitar el estudio 

Como en cualquier estrategia de marketing que se precie, primero hay que planificar y definir. ¿Cuál va a ser el público objetivo del estudio? ¿Cuál es el objetivo del mismo? Recuerda que delimitar no es perjudicial, más bien todo lo contrario.

2 Reclutar acertadamente los participantes

A la hora de elegir quienes van a participar en el focus group hay que establecer unos criterios claros de inclusión y exclusión. Es decir, la persona que tenga que reclutar al grupo de participantes (por norma general un focus group suele estar formado por grupos de 6 a 12 personas) debe tener claro qué personas son interesantes y cuáles no. Como es normal, cuanto mayor diversidad, mejor.

3 Contar con un moderador experto

Elegir el moderador es algo muy importante, ya que es la persona encargada de guiar la conversación por los puntos más interesantes. Un buen moderador deberá tener carisma y simpatía, además de tener capacidad de manejo de grupos y un lenguaje fluido. 

Además, debe ser todo un experto en el tema que se va a tratar, y si es alguien fuera de la empresa, mejor (mantener un perfil neutral es recomendable, y es más fácil conseguirlo si el moderador es alguien que no pertenezca a la empresa).

4 La importancia de tener una comunidad fiel

Sin participantes no hay estudio, de eso no hay duda. Por eso, saber dónde buscar a esas personas puede resultar en un ahorro de tiempo y recursos. ¿Y cuál es ese sitio? La comunidad que se ha creado en torno a la marca. 

Si es una comunidad cuidada, cosa que debería, estará repleta de todo tipo de candidatos para realizar todo tipo de estudios. Además, al ser más afines, estarán más predispuestos a participar y a aportar más que otras personas fuera de la comunidad. 

Sin duda alguna trabajar junto a tu comunidad siempre resulta beneficioso. Es una relación simbiótica, ya que todos los recursos invertidos son devueltos con creces. 

5 Preparar las condiciones 

Independientemente de si se trata de un focus group presencial o digital, es necesario especificar aspectos como el lugar y las condiciones. Es decir, hay que definir dónde se va a realizar el estudio (en el caso de que sea online mediante qué programa o aplicación),  y cuando va a ser. Además, también es recomendable hacer una estimación de cuánto va a durar la sesión, siendo el adecuado entre 1 y 2 horas. 

Ya que un grupo de desconocidos va a pasar un tiempo considerable juntos, hay que asegurarse que la atmósfera sea lo más cómoda posible. Esto puede significar algo tan simple como poner unas bebidas, o darle algunas vueltas a cómo está estructurada la habitación. 

En el caso de los focus group digitales, es muy importante que tanto Internet como las herramientas que se vayan a utilizar funcionen correctamente y estén diseñadas de forma que se verifique la usabilidad.

6 Trabajar a fondo las preguntas y la dinámica

Como es normal, el cuestionario también tiene su importancia. Una de las estructuras más utilizadas es la de ordenar las preguntas en diferentes grupos. Es decir, tener un bloque de preguntas introductorias, otro de exploración, también uno de salida…

El número de preguntas que tenga el guion influirá en la duración de la sesión, así que es mejor no perder mucho el tiempo en preguntas menos importantes. 

7 Grabar las sesiones

Es imposible que el moderador o los observadores se queden con toda la información, Por eso es más que recomendable preparar el espacio para que se pueda grabar la conversación cómodamente, para que se pueda analizar detenidamente más adelante. 

8 Analizar la información recogida

Una vez realizado el focus group toca analizar toda la información obtenida. Gracias a las anotaciones de los observadores y el moderador se pueden recoger muchos datos, y no hay que menospreciar lo que puede aportar analizar repetidas veces la grabación. Hay que recordar que es igual de importante lo que dicen los entrevistados como lo que no dicen.

9 Responder a las hipótesis

Cuando ya se haya analizado por completo el focus group es el momento de sacar conclusiones y responder a las hipótesis planteadas. Hay veces que se realizan varios focus group para contrastar la información y sacar unas conclusiones más veraces.