Cocreación como herramienta de marketing: innovar con las mejores ideas

Wave Wave Wave

 

De la economía colaborativa a la innovación colaborativa. De pensar en lo que querrá el cliente a involucrarle y trabajar juntos para conseguirlo. Del ‘juntos somos más fuertes y mejores’ de toda la vida a la Cocreación, una estrategia empresarial cada vez más implantada que, poniendo el foco en las personas, ayuda a las empresas a innovar. Este es el espíritu de la Cocreación, una práctica con la que las compañías involucran a sus clientes y sus opiniones en los procesos de innovación de la empresa bajo la premisa del ‘win-win’: las marcas lanzan al mercado productos ‘preaceptados’ por usuarios finales y el cliente sentirá que su opinión ha sido valorada por la marca.

En este proceso, We are testers actúa como eslabón, como generador y canalizador de todos esos insights provenientes de todos los stakeholders de la empresa, ya sean usuarios, clientes o empleados, ofreciendo su herramienta de investigación de mercados.

Ejemplos de campañas de cocreación

Algunas marcas maduras en el mercado llevan años recurriendo a este tipo de campañas para el lanzamiento de nuevos productos o para generar nuevas experiencias de marca. Es el caso de Oreo, que puso en marcha una campaña para preguntar a sus fans sobre el nuevo sabor de galletas que les gustaría comprar, o Nivea que creó en colaboración con sus clientes el desodorante Black&White. Tras un proceso de escucha activa en redes sociales sobre los problemas que representaban los desodorantes, inició un proceso para solucionar esos problemas invitando a los clientes a cocrear el nuevo producto de la mano de los profesionales de la marca.

Por su parte, Nike da la posibilidad a sus clientes de elegir un producto personalizado a sus gustos a través de la página web, creando las zapatillas con los colores o textos que el usuario decida.

Otro ejemplo de cocreación es el protagonizado por Starbucks, que puso en marcha una plataforma online de cocreación bajo el nombre ‘My Starbuck Idea’. El objetivo de la campaña era recoger las ideas de sus propios clientes y consumidores para implementarlas y mejorar sus productos, locales, decoración, experiencia del cliente o dar rienda suelta a la imaginación y proponer nuevos conceptos. Si son los clientes los que mejor saben lo que quieren y esperan de la marca, ¿por qué no preguntarles a ellos directamente?

ejemplo de cocreación Starbucks

Esta estrategia no es solo válida para grandes marcas implantadas en el mercado, también es posible desarrollar la cocreación a ámbitos más reducidos. Por ejemplo, pongamos que eres un emprendedor experto en marketing que quieres sacar tu propio infoproducto. El proceso de cocreación comienza también preguntando a tus ‘clientes’, es decir, suscriptores o usuarios habituales de tus servicios para preguntarles sobre lo que les gustaría recibir, sus necesidades, tipo de contenido… Igualmente es una metodología aplicable a startups o pymes.

¿Te estás planteado para qué y cómo poner en marcha una estrategia de cocreación? Entonces esto te interesa.

Por qué implantar una estrategia de Cocreación

Uno de los grandes objetivos de la cocreación es crear experiencias de marca, generar empresas diferentes, con un toque humano, real e innovador, alejado del ‘encorsetamiento’ que en ocasiones puede suponer no mirar al exterior por la ventana de tu propia oficina.

Esta nueva modalidad de ‘innovación colaborativa’– prima hermana de la economía colaborativa que tan buenos resultados ha generado en varios sectores empresariales- aporta beneficios a las marcas tanto desde el punto de vista de objetivos de negocio, como de posicionamiento, innovación, comunicación… Concretando un poquito más, su puesta en práctica es vital para:

  • Generar ideas innovadoras: potenciar el pensamiento creativo de tus clientes da lugar a ideas frescas, disruptivas y diferentes a las de los miembros de la organización. Y, no solo eso, sino que se ajustan y responden mejor a las necesidades reales del usuario final, ya que es él mismo quien ayuda a generarlas.
  • Aplicación de ideas internas de valor: dar la oportunidad a trabajadores de la compañía de aportar su visión y opiniones. Esta estrategia, además de ser beneficiosa por el resultado en sí mismo, genera un mayor engagement entre la compañía y sus empleados y fomenta la cultura interna de innovación.
  • Mejorar la relación con el usuario / cliente final: presentarse como una empresa más cercana que tiene en cuenta sus opiniones refuerza el vínculo con el cliente y, además, puede desembocar en una mejora del grado de satisfacción con la marca. En este punto es necesario destacar que la cocreación necesita obligatoriamente de un proceso de comunicación bidireccional, transparente, en el que ambas partes obtengan beneficios de su colaboración.
  • Imaginar nuevos modelos de negocio o productos: el hecho de poder testar entre potenciales consumidores, diferentes prototipos de productos o servicios antes de su comercialización puede fomentar, o no, continuar con el desarrollo del ciclo de vida del producto, identificar oportunidades de mejora para hacerlo más atractivo, descargar opciones que parezcan no encajar o cubrir necesidades de los consumidores. ¿El resultado? Reducir el margen de error, por ejemplo, en el lanzamiento de un producto o campaña. En este sentido, algunas de las herramientas que pueden resultarte útiles para llevar a cabo esta labor de campo son los test de conceptotest de producto. Así mismo, gracias a esta práctica se pueden anticipar tendencias que supongan un aprendizaje de cara a futuros desarrollos.
  • Desarrollar nuevos modos de trabajo, más ágiles, rápido y participativos: gracias a esta metodología, y con las herramientas adecuadas, se pueden resolver retos y problemas prácticamente a tiempo real gracias al continuo feedback recibido por la interacción con una comunidad real de potenciales consumidores. Un claro ejemplo de ello es el pretest publicitario: ¿Qué logo gustará más?, ¿cuál de estas cuatro creatividades reflejan mejor mi mensaje?

Cómo empezar a cocrear tu marca

La cocreación puede desarrollarse como una estrategia puntual para dar respuesta a necesidades o problemas concretos o ser una práctica habitual en la empresa. Independientemente de ello, en el momento de poner en marcha esta metodología es de vital importancia que se establezca desde el primer momento el objetivo principal del ejercicio de cocreación, ya sea crear un producto, servicio o experiencia o dar respuesta a un reto o problema. Si el objetivo a conseguir es claro para todas las partes desde el principio, aumentan las posibilidades de éxito de que surja una idea tangible que pueda llevarse a cabo.

Te ayudamos a cocrear

Gracias a nuestra herramienta de investigación de mercados, podrás interactuar con uno o varios de tus stakeholders, como clientes, empleados o proveedores, para conocer sus opiniones y trabajar juntos en la consecución del objetivo marcado, ya sea creación de nuevos productos, servicios o soluciones.

Con los diferentes test y metodologías de las que disponemos, podrás preguntar al público general dentro de una comunidad de miles de consumidores o a un target específico (gracias a los criterios de segmentación disponibles), sobre los problemas, inquietudes, dudas o intereses que te interese resolver. Con ello, podrás conseguir fidelizar, captar nuevos y aumentar el engagement con tu marca al sentirse parte de esta. ¿No es esto lo que, al fin y al cabo, buscan todas las compañías?

 

¿Hablamos? Contacta con nosotros en [email protected] o a través de nuestro formulario de contacto.