Seleccionar página

7 claves para mejorar tus cuestionarios y encuestas online

Wave Wave Wave

Las encuestas online son una de las fuentes de recolección de datos más utilizadas actualmente en investigación de mercados por sus múltiples beneficios frente a sistemas más tradicionales, como las encuestas a pie de calle o telefónicas. Las posibilidades de personalización, flexibilidad o alcance que ofrece internet son casi ilimitadas, y esto provoca que sea una de las metodologías con mayor alcance y ‘adeptos’.

Sin embargo, antes de ponernos manos a la obra y comenzar a diseñar y confeccionar el cuestionario de nuestra encuesta online, es imprescindible contar con tres aspectos básicos para asegurar el éxito del estudio:

  • Tener claros los objetivos de información. Es el paso previo y fundamental al proceso de elaboración del cuestionario: saber qué información necesito y quiero obtener y, en función de ello, elaborar el cuestionario más adecuado para cumplir con esos objetivos.
  • Contar con el software adecuado. La herramienta tecnológica empleada es vital para crear tu cuestionario. En We are testers contamos con una plataforma de encuestación avanzada gracias a nuestra herramienta WAT Survey. Te permitirá desarrollar cualquier tipo de pregunta y lógicas para que obtengas el máximo potencial de tu encuesta, así como una completa personalización con el look&feel de tu marca.
  • Importancia del diseño muestral. Es imprescindible definir bien quiénes son los encuestados y contar con una muestra representativa para el estudio. Gracias a WAT Community, nuestro panel online de consumidores, podrás obtener esta muestra representativa y microsegmentada necesaria para tu estudio.

 

Partiendo de estos tres conceptos básicos y basándonos en nuestra experiencia en el sector, hemos preparado una guía con 7 consejos para mejorar tus encuestas y crear cuestionarios lo más eficaces posibles.

  1. Transmite confianza

La confianza es básica en una encuesta online. Al no haber una interacción directa o personal entre entrevistado y entrevistador, debes trabajar mucho este punto para obtener altas tasas de respuesta e información de calidad. Así, la encuesta deberá estar alojada en una plataforma que ofrezca confianza al encuestado en muchos aspectos, como la privacidad absoluta de sus datos; un diseño y coherencia en la visualización del cuestionario (tipografías, colores, marca, imágenes…); no hacer preguntas más allá de lo relevante para el estudio; uso de un tono de lenguaje adecuado y una ortografía impecable…

  1. Aprovecha el potencial del canal online…

Imaginación al poder. No te limites a transcribir una encuesta de pregunta-respuesta con apariencia de interrogatorio y aprovecha el potencial del canal online para promover la interacción con los usuarios. Podrás preguntarles por su opinión sobre un carrusel de imágenes, cómo valoran un spot en video, o pedirles que realicen una pequeña tarea y visiten una web que puedas embeber en el cuestionario para que valoren aspectos concretos.

Además, por la propia naturaleza del canal digital y la capacidad de alcance de las encuestas online, podrás obtener respuestas e insights casi a tiempo real, por lo que aprovecha este recurso de inmediatez cuando necesites la opinión de tu consumidor, cliente o empleado de manera casi inmediata.

  1. … Y también ten en cuenta las peculiaridades del canal digital

Piensa que no es una actividad guiada por un encuestador, sino que el usuario que la recibe autogestiona la interacción y las respuestas. Por ello, nuestro consejo en este sentido es que no abuses de las preguntas muy largas que requieran mucho scroll, ya que el usuario puede perder el hilo o resultarle incómodo de leer. Para ayudarle en esta tarea, utiliza un lenguaje claro, elimina el texto superfluo y, además, puedes resaltar las palabras clave o críticas de la pregunta para favorecer la comprensión.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no todos los dispositivos se comportan igual en su visualización (diferentes navegadores en el ordenador, dispositivos móviles…), por lo que la plataforma de encuestación deberá tener controladas y revisadas estas versiones para que todo funcione correctamente.

  1. Piensa la estructura y agrupa contenidos relacionados

Uno de los objetivos que debe perseguir tu cuestionario es que se fomente la conversación de una manera natural y obtener información de la mayor calidad posible. Por ello, es importante que, teniendo claros cuáles son tus objetivos de información, ordenes los campos de forma lógica y coherente. Por ejemplo, si quieres realizar una pregunta de caracterización para tener más información del perfil, realízala siempre al principio del cuestionario y no al terminar en mitad de una tarea sobre un tema concreto.

Igualmente, para mantener una estructura clara, piensa en los bloques de contenido sobre los que quieres preguntar y agrúpalos en diferentes tareas. Te ayudará a que el encuestado se sitúe mejor mentalmente a la hora de responder, así como en el análisis posterior del investigador.

  1. Introduce lógicas para evitar incoherencias, errores…

Una plataforma especializada en encuestas online como la de We are testers ofrece múltiples opciones avanzadas para evitar errores o incoherencias en las respuestas y mejorar la interacción con el cuestionario. Así, elige el tipo de pregunta para cada objetivo de información (escala, ordenar atributos, selección única, repartir puntos, seleccionar imágenes…), saltos de preguntas o filtros en función de las respuestas dadas previamente, visualización aleatoria de las respuestas o los bloques de preguntas para evitar sesgos derivados del orden en el que se muestran…

  1. Busca el incentivo más adecuado, pero sin influenciar

En muchas encuestas, el incentivo forma parte de la motivación para realizarla. Metodológicamente, este incentivo no debe sesgar o influenciar en las respuestas y, como investigadores o encuestadores, deberíamos tener muy clara cuál es la motivación principal del usuario para responder. Teniendo esta información, será uno de los argumentos de peso que deberíamos utilizar en la comunicación de invitación a participar y fomentar así la tasa de respuesta. Estas motivaciones pueden ser muy diversas, como el incentivo económico directo, la participación en el sorteo de un premio o querer aportar una opinión para mejorar un servicio o proceso.

Además, hay que tener en cuenta que el esfuerzo y tiempo empleado por el entrevistado debe ser directamente proporcional al incentivo que recibe por ello. No es lo mismo realizar una encuesta de 4 minutos que una de 15 minutos, o una con preguntas de selección única que un cuestionario repleto de preguntas abiertas o con matriciales, por lo que la remuneración también debe compensar el tiempo invertido.

Un aspecto importante que no se debe olvidar es remunerar también a todas aquellas personas que hayan participado, pero no cumplan con el perfil solicitado. La remuneración no debería ser igual que la de la persona que finaliza la encuesta, pero sí un incentivo que agradezca su participación, esfuerzo e implicación.

  1. Ponte en el lugar del encuestado

Ten en cuenta que ese cuestionario va a ser leído y contestado por personas con diferentes personalidades, grados de comprensión, edad… por lo que es importante que pueda ser entendido por todo el mundo y que, una vez finalizado, revises la preview del cuestionario. Es imprescindible ponerte en la piel de quien lo recibe y que lo realices las veces que sean necesarias para corregir cualquier detalle que se haya pasado por alto o que pueda generar un malentendido. ¿Nuestra recomendación en este sentido? Que la revisión venga de mano de una persona distinta a la que ha creado y programado el cuestionario para minimizar errores.

 

¿Vas a poner en práctica estos consejos a la hora de diseñar tus cuestionarios?, ¿o quizá necesitas asesoramiento para crear tu próximo cuestionario? Contacta con nosotros a través de nuestro formulario, estaremos encantados de guiarte y presentarte herramientas como WAT Survey, nuestra plataforma de encuestas avanzada.